Lego en la vida cotidiana

Hoy os traemos un ejemplo de cómo a partir de algo muy cotidiano, usado por todos nosotros en algún momento de nuestra vida, se le puede dar la vuelta y darle un carácter original y distinto.

Michal Zuleszka es un fotógrafo y diseñador polaco que ha dado una segunda vida a los Lego que todos hemos usado en nuestra infancia, a través de fotografías de escenas cotidianas recreadas con los famosos bloques de plástico que chocan con lo que esperamos de ellas: un café derramado, un brindis, el jugo de exprimir un limón… En todos estos casos esperamos un efecto líquido y pringoso, pero en este proyecto el resultado es un montón de cuadraditos esparcidos.

De un vistazo rápido hasta pueden pasar desapercibidas, pero al mirar con un poquito de detenimiento apreciamos piezas de Lego que tratan de imitar y convertirse en parte de nuestro día a día.

Echar un vistazo a estas imágenes, que como veis, ¡no tienen despercicio!

Y si os gusta mucho, como a nosotros, ¡podéis seguirlo en Instagram!

 

1 foto 2 foto foto 3

 

 

Comparte
X