¿Eventos por qué y para qué?

Cada temporada existen los eventos o las ferias que se repiten año tras año. Para muchos suele ser la cita ineludible del año o por el contrario, la obligación más temida en la agenda.

¿Pero realmente son necesarias todos estos eventos, ferias, showrooms…? En todas las macroexposiciones de eventos lo que se gana es en la visibilidad de la marca delante de nuestro target o cliente. Es el escaparate de cualquier tienda de ropa en la mejor calle de la ciudad.

En estos actos la interacción face to face es muy rentable, para sacar el mayor rendimiento de marca. Imaginad que tenemos un producto muy bueno, pero con un packaging horroroso.

Pues aquí nos daremos cuenta que es lo que piensa el cliente potencial de los cambios que debemos realizar.

Este punto al igual que otros como el engagement con el cliente o el educarlos son aspectos geniales para la marca.

Al igual que la presencia de azafatas en el stand. Pensamos que no está premeditado el tipo de chica/o que estará allí.  Pues el conjunto del equipo de personal + producto creará un impacto memorable al cliente, bueno o malo eso ya depende de la asociación de los factores.

Es decir si creamos sensaciones buenas, el cliente compartirá esta experiencia en redes sociales o el típico boca a boca.

Lo cual significa que tendremos el éxito asegurado y la marca tendrá mejores resultados de ventas.

¿Todavía os planteáis el por qué y para qué un evento?

Comparte
X